5
(1)

(Imagen de portada © ESO/L. Calçada )

Los astrónomos del Observatorio Europeo Austral han identificado el agujero negro más cercano a nuestro sistema solar que se ha descubierto hasta ahora y, resulta que ha estado oculto a plena vista y es realmente visible a simple vista (más o menos).
El agujero negro en cuestión está a 1.000 años luz de la Tierra en la constelación del Telescopio y forma parte de un triple sistema, llamado HR 6819, que es como los observadores de estrellas de ESO se las arreglaron para encontrarlo en primer lugar.

Inicialmente rastrearon las dos estrellas compañeras del agujero negro utilizando el telescopio de 2,2 metros del Observatorio La Silla de ESO en Chile. Pero al analizar los datos, se demostró que una de las dos estrellas visibles del sistema orbita alrededor de un objeto invisible, pero masivo, de aproximadamente cuatro veces la masa de nuestro sol, cada 40 días y que la otra estrella del par está ubicada a una distancia significativa.

La ubicación del triple sistema HR 6819. © ESO, IAU y Sky & Telescope

«Nos sorprendimos totalmente cuando nos dimos cuenta de que este es el primer sistema estelar con un agujero negro que se puede ver con el ojo desnudo», dice Petr Hadrava, científico emérito de la Academia de Ciencias de la República Checa en Praga y coautor de la investigación.

De hecho, el sistema HR 6819 puede ser visto desde el hemisferio sur en una noche clara y oscura sin necesidad de prismáticos o un telescopio.

Lo que es más, los astrónomos creen que esto podría ser sólo la punta del iceberg y que muchos agujeros negros similares en nuestra vecindad podrían ser descubiertos en el futuro.

«Este sistema contiene el agujero negro más cercano a la Tierra que conocemos», dice el científico de ESO Thomas Rivinius.

La Vía Láctea se eleva sobre el Observatorio La Silla de ESO en Chile. P. Horálek/ESO

El agujero negro es lo que se conoce como un agujero negro pasivo de masa estelar y es uno de los pocos de su tipo que conocemos que no interactúan violentamente con su entorno, haciéndolos «verdaderamente negros».

Hasta la fecha, los astrónomos sólo han descubierto unas pocas docenas de agujeros negros dentro de nuestra galaxia, pero la mayoría interactúan de forma bastante agresiva con su entorno, arrasando con todo lo que encuentran y emitiendo poderosos rayos X en el proceso. El silencioso e invisible HR 6819 se comporta de forma totalmente diferente, abriendo la posibilidad de que haya muchos más agujeros negros tranquilos y auténticos en nuestra vecindad galáctica.

«Debe haber cientos de millones de agujeros negros ahí fuera, pero sólo conocemos unos pocos. Saber qué buscar debería ponernos en una mejor posición para encontrarlos», dice Rivinius.

Los astrónomos ya están dirigiendo su atención a otro sistema llamado LB-1 basado en sus observaciones del HR 6819.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

Aun no hay votos