3.4
(10)

Un programa de observación del planeta Júpiter, de varios años de duración, ha revelado algunas de las imágenes más detalladas jamás capturadas del gigante gaseoso, exponiendo la naturaleza verdaderamente extraña de sus tormentas ultraviolentas a nivel planetario.
Grandes extensiones del planeta son consumidas por feroces tormentas como nunca hemos visto aquí en la Tierra; de hecho, la famosa y permanente «Mancha Roja» de Júpiter es más grande que la propia Tierra.

© NASA, ESA & M.H. Wong/UC Berkeley & team

Los investigadores que utilizaron el poderoso Observatorio Géminis y el Telescopio Espacial Hubble lograron capturar la radiación térmica que brilla a través de las gruesas nubes del planeta, y luego compararla y contrastarla con las imágenes ópticas tomadas horas después.

Las bandas de tormentas que rodean todo el gigante gaseoso llegan mucho más alto que nuestra propia atmósfera, y penetrar en la espesa niebla tóxica ha demostrado ser extremadamente difícil incluso para nuestros instrumentos más avanzados, ya sea que estén basados en el espacio o ubicados aquí en la Tierra. La combinación de imágenes ópticas y de infrarrojo cercano ahora permite a los científicos reconstruir lo que realmente está pasando.

«Es como una especie de linterna», explicó el astrónomo Michael Wong de la Universidad de California, Berkeley. «Ves luz infrarroja brillante que viene de áreas sin nubes, pero donde hay nubes, es realmente oscuro en el infrarrojo.»

© International Gemini Observatory/NOIRLab/NSF/AURA M.H. Wong & team/Mahdi Zamani

El equipo combinó entonces su análisis con los datos del orbitador de Júpiter de la NASA, Juno, que ha estado detectando señales de radio atmosféricas, llamadas sféricos y silbadores, de los poderosos rayos que caen sobre la superficie del gigante gaseoso desde que llegó a su órbita en 2016.

Desde entonces, la mayoría de los relámpagos observados han tenido lugar en los polos del planeta, mientras que en la Tierra, la mayoría golpeó alrededor del ecuador. La concentración de relámpagos polares en Júpiter se debe probablemente al tamaño relativo de los dos planetas, a su composición atmosférica y a su respectiva distancia del sol.

© NASA, ESA, MH Wong / UC Berkeley, A. James y MW Carruthers / STScI

Resulta que estos relámpagos en Júpiter se concentran en gigantescos tornados de aire húmedo sobre nubes profundas de agua congelada y líquida, que los investigadores creen que pueden actuar como una especie de válvula de liberación de energía para todo el planeta.

«Estos vórtices ciclónicos podrían ser chimeneas de energía interna, ayudando a liberar la energía interna a través de la convección», dijo Michael Wong de la Universidad de Berkeley.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.4 / 5. Recuento de votos: 10

Aun no hay votos