2.6
(26)

El análisis de una colisión entre dos agujeros negros en una región distante del espacio ha revelado la existencia de luz, la primera vez que se ha hecho una asociación de este tipo con el fenómeno.
La fusión de las dos bestias cósmicas se notificó después de que una onda gravitatoria denominada S190521g fuera detectada en mayo de 2019 por las instalaciones gemelas del Observatorio de Ondas Gravitatorias con Interferómetro Láser (LIGO) en los Estados Unidos y el observatorio de Virgo en Italia.

Las ondas gravitacionales son causadas por objetos que se mueven a muy altas velocidades, como cuando dos agujeros negros orbitan y luego se fusionan entre sí. Las ondas gravitacionales significativas señalan una curvatura en el espacio-tiempo.

Sorprendentemente, la Instalación Transitoria Zwicky (ZTF) del Observatorio de Palomar en California, tenía su telescopio enfocado en la misma región del espacio al mismo tiempo – y detectó una llamarada explosiva en las cercanías.

La investigación, publicada en la revista de astrofísica Physical Review Letters el jueves, es el primer registro de que la luz está asociada con la colisión de los agujeros negros.

La revelación podría ayudar a probar la teoría existente de que las fusiones de agujeros negros ocurren regularmente en regiones de material conocidas como «discos de acreción» que rodean a los agujeros negros supermasivos. Antes del descubrimiento, se pensaba que los agujeros negros se fusionaban en los cementerios estelares, donde hay poco gas o polvo que puede calentarse y brillar.

«La expectativa siempre ha sido que no habría una contrapartida electromagnética» a la señal de ondas gravitatorias de la fusión, explicó a CNET Matthew Graham, científico principal de ZTF y primer autor del estudio.

Sin embargo, con la existencia de una llamarada y por lo tanto de luz – que es una forma de radiación electromagnética – parece que esta suposición es incorrecta, y que los agujeros negros pueden existir y existen en regiones con materia que puede ser calentada o iluminada.

Los discos de acreción son ambientes intensos llenos de gas, polvo, estrellas y agujeros negros. El equipo de investigación creía que era en tal lugar donde el par de agujeros negros se fusionaban, un acto que perturbaba el polvo y los escombros espaciales circundantes y causaba la llamarada como resultado.

«El nuevo agujero negro fusionado recibe esta patada y hay material arrastrado con eso. Se golpea contra este ambiente gaseoso a su alrededor y se obtiene un frente de choque – esa es la causa inicial de la llamarada», dijo Graham a CNET.

La colaboración entre LIGO y Virgo aún no ha confirmado qué tipo de evento cósmico colosal ocurrió, pero si fuera como los investigadores sospechan, la masa del agujero negro fusionado se situaría ahora en torno a 150 masas solares, que sería la mayor jamás registrada.

(Imagen de portada superior : Ilustración de archivo © M. Weiss / Chandra X -ray Center / GlobalLookPress)

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 2.6 / 5. Recuento de votos: 26

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here