4
(4)

(Imagen de portada © IQOQI Viena, Academia de Ciencias de Austria / ESA)

Los láseres son nuestra herramienta para rastrear los desechos espaciales sobre la Tierra y ayudar a las empresas y naciones a evitar cualquier contacto no deseado en órbita. Sin embargo, estas defensas han estado operando bajo extremas limitaciones… hasta ahora.
Una gran falla en el sistema de monitoreo orbital existente era que tenía una ventana de oportunidad limitada para llevar a cabo el rastreo, debido a la falta de contraste con el cielo.

Mientras que la estación de «alcance láser» en la Tierra está en la oscuridad, el resplandor de la luz solar sobre los objetos en las órbitas más altas les impidió estudiarlos y rastrearlos hasta que los investigadores hicieron un gran avance.

Utilizando un nuevo método de alcance láser que combina telescopios especializados, conjuntos de detectores y filtros que actúan en longitudes de onda específicas, los científicos aumentaron con éxito el contraste de los objetos en relación con el cielo de la luz del día, ampliando así la ventana de observación de forma espectacular.

Los observadores del cielo pueden ahora mejorar sus predicciones orbitales para los objetos, manteniendo a las valiosas naves espaciales y a la tripulación más segura que nunca antes de las vastas nubes de escombros que habían quedado en gran parte ocultas en la órbita de la Tierra baja.

«Utilizando esta nueva técnica, será posible rastrear objetos anteriormente ‘invisibles’ que habían estado acechando en los cielos azules, lo que significa que podemos trabajar todo el día con un láser de alcance para apoyar la evitación de colisiones», explicó el Dr. Tim Flohrer, de la Oficina de Desechos Espaciales de la Agencia Espacial Europea (ESA).

El campo de desechos orbitales de la Tierra comprende millones de objetos diminutos y metralla sobrante de misiones anteriores al espacio, así como de explosiones en órbita y colisiones entre naves espaciales, módulos y satélites desaparecidos.

Concepto para el futuro sistema de vigilancia de desechos espaciales que emplea tecnología óptica, de radar y láser en tierra, así como instrumentos de inspección en órbita. 
© ESA / Alan Baker, CC BY-SA 3.0 IGO

Esto, a su vez, creó fragmentos de tamaño milimétrico, cada uno de los cuales viaja a unos siete kilómetros por segundo, creando un enjambre de restos flotantes invisibles que actúan como balas en miniatura que podrían interrumpir o poner en peligro algunos de los esfuerzos más costosos de la humanidad en el espacio.

Ahora, mediante el uso de pulsos de luz dirigidos a un satélite que lleva el reflector necesario, nuestros defensores planetarios han detectado unos 40 objetos de escombros diferentes (y estrellas aproximadamente 10 veces más débiles de lo que se puede ver a simple vista) de forma muy parecida a la ecolocalización de un murciélago, pero con luz visible en lugar de ondas de sonido.

«En última instancia, significa que conoceremos mejor la población de escombros, lo que nos permitirá proteger mejor la infraestructura espacial de Europa», dice el Dr. Michael Steindorfer de la Academia Austriaca de Ciencias.

Además, la estación de detección por láser de última generación ya está en construcción y se desplegará junto a la Estación Óptica Terrestre de la ESA en las Islas Canarias.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here