4.1
(16)

Los planetas de la Vía Láctea han sido sacudidos por una poderosa erupción cósmica de rayos gamma de una galaxia cercana, que envió luz de alta energía a través del sistema solar de la Tierra. Los científicos han afirmado que algunas de estas explosiones de alta energía son en realidad destellos de estrellas de neutrones con campos magnéticos extremadamente fuertes.

Un poderoso estallido de luz de alta energía ha barrido el sistema solar, según han revelado los científicos. Esta erupción cósmica fue en realidad causada por una llamarada de una distante estrella de neutrones.

La Vía Láctea: Los científicos señalaron el punto de partida de la erupción utilizando varios equipos (Imagen: El Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y el Centro Espacial Adam Block/Mount Lemmon/Universidad de Arizona

Los científicos registran estas ráfagas de luz con relativa frecuencia – pueden aparecer diariamente, en algunas ocasiones.

A menudo han tenido la sospecha de que pueden originarse en magnetos relativamente cerca de casa.

Las magnetares son estrellas de neutrones con campos magnéticos extremadamente fuertes.

Se desarrollan cuando las estrellas gigantes mueren, y sus núcleos se convierten en restos aplastados de un objeto estelar.

Un magnetar es como cualquier otra estrella de neutrones, excepto que sus campos magnéticos son hasta 1.000 veces más fuertes.

En ocasiones, se ha sabido que estos magnetares producen erupciones, conocidas como llamaradas gigantes, que envían ondas de choque de rayos gamma a través de sus galaxias.

Hay 29 magnetares en nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, aunque hay innumerables otros en otras partes del universo y más allá.

Los científicos han podido confirmar que algunas de las explosiones de rayos gamma detectadas en nuestro propio sistema solar son causadas por magnetares distantes, gracias al último pico de las ondas de luz de alta energía.

La Vía Láctea: Galaxia sacudida por una erupción cósmica de rayos gamma al estallar una poderosa llamarada a lo largo del sistema solar (Imagen: YouTube (Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA))

La NASA y el equipo ruso informaron por primera vez de la explosión de rayos X y rayos gamma el 15 de abril de 2020.

Primero disparó el Detector de Neutrones de Alta Energía ruso, que ha estado orbitando Marte desde 2001.

Casi siete minutos después, la explosión apareció en el satélite Wind de la NASA, que está orbitando entre la Tierra y el Sol.

El pulso en sí mismo sólo duró unos 140 milisegundos, tan rápido como un parpadeo.

Pero, a pesar de que sólo duró una minúscula cantidad de tiempo, sus efectos podrían ser duraderos en la comunidad científica.

Los expertos lograron determinar con precisión de dónde vino la erupción por primera vez, usando una combinación de equipos de la NASA y de Rusia.

Creen que se originó en una región del espacio conocida como NGC 253; una galaxia brillante a unos 11,4 millones de años luz de distancia.

«Las llamaradas gigantes dentro de nuestra galaxia son tan brillantes que abruman nuestros instrumentos, dejándolos aferrados a sus secretos», dijo Kevin Hurley, Senior Space Fellow de la Universidad de California, Berkeley.

«Por primera vez, GRB 200415A [el nombre de la bengala] y bengalas distantes como esta permiten a nuestros instrumentos capturar cada característica y explorar estas poderosas erupciones en una profundidad sin precedentes».

Se cree que las llamaradas gigantes son el resultado de un repentino reordenamiento de los campos magnéticos.

Para un magnetar poderoso, el campo magnético puede volverse demasiado retorcido.

La energía puede ser expulsada del campo magnético para tratar de reacomodarlo en una posición más estable.

El resultado es una poderosa llamarada que envía rayos gamma y rayos X lejos de su estrella de neutrones anfitriona.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.1 / 5. Recuento de votos: 16

Aun no hay votos