4.5
(2)

Nuevas investigaciones han encontrado que las burbujas microscópicas encontradas en la lava antigua podrían contar las historias de algunas de las erupciones volcánicas más violentas de la Tierra, y podrían ayudar a los investigadores a pronosticar la próxima gran erupción. Los expertos han esperado durante mucho tiempo una forma de utilizar estas minúsculas burbujas que se encuentran en la lava y la ceniza en erupción para recrear las condiciones.

Se esperaba analizar estas burbujas que darían una indicación del calor y la presión del volcán en el momento de la erupción, lo que podría ayudar a pronosticar futuras explosiones.

Sin embargo, nunca ha habido una forma precisa de mostrar cuántas burbujas se formarán y las cantidades reales de burbujas medidas en las rocas en erupción.

Investigadores de la Universidad de Rice y de la Universidad de Texas Austin (UT) han pasado media década analizando esas diferencias en las llamadas erupciones plinianas.

Las erupciones plinianas son algunas de las mayores erupciones volcánicas y llevan el nombre del autor romano Plinio el Joven, que describió la explosión de Pompeya en el año 79 d.C.

erupción volcán ETNA /archivo

Algunos ejemplos de una erupción pliniana son el Monte Santa Helena en 1980, el Monte Pinatubo de Filipinas en 1991 o el Monte Chaitén de Chile en 2008.

Sahand Hajimirza de la Universidad Rice, un investigador postdoctoral, dijo: «La intensidad de la erupción se refiere tanto a la cantidad de magma que ha entrado en erupción como a la rapidez con que sale.

«La intensidad típica de las erupciones plinianas varía entre unos 10 millones de kilogramos por segundo y 10.000 millones de kilogramos por segundo.

«Eso equivale a 5.000 a 5 millones de camionetas por segundo.»

Una de las formas en que los investigadores midieron la velocidad del magma ascendente fue estudiar las burbujas microscópicas en la lava y la ceniza en erupción, que se crean rápidamente cuando hay menos presión, es decir, después de una erupción.

El Dr. Hajimirza dijo: «A medida que el magma se eleva, su presión disminuye. En algún momento, alcanza una presión en la que el agua se satura, y una mayor descompresión causa supersaturación y la formación de burbujas.

«Esta retroalimentación determina cuántas burbujas se forman. Cuanto más rápido sube el magma, mayor es la velocidad de descompresión y la presión de supersaturación, y más abundantes son las burbujas nucleadas».

En las erupciones plinianas, si tanto magma se eleva habría una cantidad insondable de burbujas.

El Dr. Hajimirza añadió: «Las burbujas totales estarían alrededor de un septillón.

«Es un uno seguido de 24 ceros o unas 1.000 veces más que todos los granos de arena de todas las playas de la Tierra».

La investigación se basa en el hecho de que los cristales de magnetita – un mineral de óxido de hierro que se forma cuando una roca ígnea se derrite – no más grande que unas mil millonésimas de metro podría cambiar la forma de las burbujas a varias profundidades.

Imagen erupción Volcán Villarrica Chile CARLOS ROCUANT AFP

El Dr. Hajimirza dijo: «Cuando las burbujas se nuclean, pueden formarse en líquido, lo que llamamos nucleación homogénea, o pueden nuclearse en una superficie sólida, lo que llamamos heterogénea.

«Un ejemplo de la vida diaria sería hervir una olla de agua. Cuando se forman burbujas en el fondo de la olla, en lugar de en el agua líquida, eso es una nucleación heterogénea».

Afirmó que las magnetitas están probablemente presentes en todo el magma pliniano, lo que daría una indicación de cuánta presión estaba presente poco antes de una erupción.

En última instancia, el equipo espera que la investigación pueda algún día ser utilizada para pronosticar erupciones, según la investigación publicada en la revista Nature Communications.

El Dr. Hajimirza continuó: «Pronosticar erupciones es un objetivo a largo plazo para los vulcanólogos, pero es un reto porque no podemos observar directamente los procesos del subsuelo.

«Uno de los grandes retos de la ciencia de los volcanes es mejorar el pronóstico de las erupciones mediante una mejor integración de los datos de observación que tenemos con los modelos cuantitativos, como el que hemos desarrollado para este estudio».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.5 / 5. Recuento de votos: 2

Aun no hay votos