4.3
(28)

El «Reloj del Juicio Final» del Boletín de los Científicos Atómicos -una construcción que representa las amenazas a la humanidad desde lo nuclear hasta lo natural- sigue en rojo a 100 segundos de la medianoche para 2021, han advertido sus propietarios.
Los científicos publicaron su previsión anual el miércoles, destacando la resurgencia de la carrera armamentística nuclear, el cambio climático y la desinformación en línea sobre la epidemia de Covid-19 como tres amenazas existenciales a las que la humanidad debe enfrentarse si quiere sobrevivir.

Aunque las manecillas del reloj no se han movido desde 2020, año en el que se situó en su posición actual, los científicos que lo elaboran han advertido que es urgente no permitir que el estado actual de las cosas se asiente como un «nuevo anormal».

Aunque el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares entró en vigor a principios de este mes, los 50 países que lo firmaron no tienen armas nucleares, y el tratado es un esfuerzo para empujar a sus vecinos con armas nucleares hacia el desarme. En 2019, todos esos vecinos con armas nucleares estaban trabajando en la modernización de sus arsenales. El boletín hizo un llamamiento a las naciones con armamento nuclear -especialmente a EE.UU.- para que resistan la tentación de reforzar sus programas nucleares y se tomen en serio el desarme, advirtiendo que el potencial de «tropezar» con una guerra nuclear nunca ha sido mayor.

© AFP / Eva Hambach

También el cambio climático sigue siendo una amenaza grave, a pesar del descenso de las emisiones en los primeros meses de la pandemia. Con varios países ya en vías de recuperación, «las emisiones se han recuperado en gran medida», señalaron los científicos, un problema que no hará más que aumentar a medida que se reabran más economías. Citando los incendios forestales y los ciclones del año pasado, instaron a los países a destinar los fondos de estímulo a la energía verde, criticando al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial por sabotear esencialmente los esfuerzos de los países de bajos ingresos para limpiar su producción de energía, al dar una gran importancia a los combustibles fósiles en los paquetes de ayuda.

Junto a estas amenazas más concretas, los científicos atómicos consideraron oportuno lanzar la «infodemia» del Covid-19, descrita por la Organización Mundial de la Salud como «una sobreabundancia de información… que dificulta a las personas encontrar fuentes fiables y orientación fiable cuando la necesitan».

Irónicamente, dijeron que el Covid-19 en sí mismo no es una amenaza existencial para la humanidad, adoptando una visión mucho más sensata del virus, mientras que describen el «exceso de información» como una catástrofe potencialmente apocalíptica.

Los científicos del Doomsday Clock culpan a los medios de comunicación social y a su modelo de negocio, basado en la manipulación emocional de sus usuarios, de «socavar el discurso racional y la elaboración de políticas a través de Internet». También critican a los gobiernos por politizar la respuesta al virus.

La desinformación que circula por Internet no sólo ha obstaculizado la capacidad de los gobiernos para responder a la pandemia, sino que «podría tener consecuencias aún más drásticas en una crisis nuclear», dicen, una situación que podría llevar a «una guerra nuclear que acabe con la civilización mundial», advierten los científicos, señalando que el debate sobre el cambio climático ya se ha polarizado de forma similar.

Si la humanidad quiere evitar una catástrofe existencial -que empequeñecería todo lo que ha visto hasta ahora- los líderes nacionales deben hacer un trabajo mucho mejor para contrarrestar la desinformación, prestar atención a la ciencia y cooperar para disminuir los riesgos globales.

Aunque los gobiernos tienen la obligación de comunicar con honestidad y eficacia a sus ciudadanos, poca gente espera que lo hagan, según la encuesta del «barómetro de confianza» de la empresa de relaciones públicas Edelman realizada a principios de este mes. Tampoco la gente espera la verdad de los medios de comunicación, una situación que no augura nada bueno para los científicos que intentan salvar la reputación de ambas instituciones.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 28

Aun no hay votos