4.6
(48)

Las erupciones solares son una de las mayores amenazas a las que se enfrenta nuestro planeta en la actualidad, según el físico teórico Michio Kaku, que teme que «seamos blancos fáciles» ante una erupción solar potencialmente destructiva.

En 1859, cuando una gran erupción solar y la correspondiente eyección de masa coronal (CME) salieron del Sol, las partículas cargadas de la estrella causaron estragos en la Tierra. Conocida oficialmente hoy como el Evento Carrington, la gran tormenta solar puso de manifiesto los efectos potencialmente catastróficos que nuestro Sol puede tener en la Tierra. La tormenta solar provocó la caída de los sistemas de telegrafía en Europa y Norteamérica, hizo que los postes de telégrafo chispearan y algunas oficinas incluso se incendiaron.

Y lo que es más extraño, la agencia espacial estadounidense NASA informa de que la aurora boreal se registró hasta en Tahití.

Si otra tormenta solar de esta magnitud azotara hoy a nuestro mundo dependiente de la tecnología, lo más probable es que la civilización quedara al borde del abismo.

Y una de esas tormentas se nos escapó por poco en el verano de 2012.

El 23 de julio de ese año, una CME o nube de plasma escapó del Sol a velocidades de 3.000 km por segundo.

La CME cruzó la órbita de la Tierra y, por suerte, no llegó a nuestro planeta, pero un equipo de investigadores concluyó posteriormente que era una de las tormentas solares más potentes de la historia.

Según Daniel Baker, de la Universidad de Colorado, la tormenta podría haber sido incluso más potente que el evento Carrington.

Dijo en su momento: «Si hubiera impactado, todavía estaríamos recogiendo los pedazos».

Imagen creación artística llamarada solear

El Dr. Michio Kaku, físico teórico y pionero de la teoría de los campos de cuerdas, es uno de los científicos que nos advirtió de los peligros que suponía la actividad solar en 2012.

El físico, que enseña en el City College de Nueva York y es autor de best-sellers y presentador de televisión, apareció en un vídeo de Big Think para hablar de «la cuestión de las erupciones solares catastróficas».

Dijo: «Es algo que se ha despreciado, pero ahora nos damos cuenta de que en realidad es más peligroso de lo que pensábamos».

«Si echas un vistazo a los antecedentes, si te remontas a 1859, ese es el famoso evento de Carrington.

«Carrington era un astrónomo. Notó una actividad inusual en el Sol, y entonces se desató el infierno en el planeta Tierra con respecto a las telecomunicaciones, específicamente los cables de telégrafo».

Según el experto, una repetición del evento Carrington en la actualidad freiría nuestros satélites meteorológicos, el GPS, las telecomunicaciones e Internet.

En un mundo que depende en gran medida de nuestra capacidad para conectarnos con personas de todo el mundo en un abrir y cerrar de ojos, los daños serían catastróficos.

Advertencia de llamarada solar: Michio Kaku habló sobre los peligros de la actividad solar en 2012 
(Imagen: GETTY)

Un informe de 2013, por ejemplo, estimó que el coste económico de una tormenta de este tipo sólo en Estados Unidos alcanzaría entre (entre 0,6 y 2,6 billones de dólares.

El Dr. Kaku dijo: «Las centrales eléctricas serían vulnerables. También sufrirían un cortocircuito y quedarían aniquiladas, no sólo en una ciudad en la que otras acudieran al rescate, sino en ciudades simultáneamente en todo el planeta Tierra.

«La refrigeración quedaría fuera de servicio quizá durante semanas. Podrían producirse disturbios alimentarios como consecuencia.

«Las transacciones comerciales ordinarias y sencillas se detendrían porque no se puede hacer una transacción con tarjeta de crédito porque los cables telefónicos no funcionan. La sociedad tal y como la conocemos retrocedería quizás cien años hacia el pasado».

Esto no significa que otra tormenta del nivel de Carrington vaya a golpearnos pronto.

Pero los sucesos de 1859 y 2012 deberían servir de recordatorio de que a menudo estamos a merced de los elementos, especialmente los cósmicos.

En su mayor parte, el planeta ha tenido la suerte de esquivar la mayor parte de lo que el Sol arroja al espacio.

Pero el Dr. Kaku señaló: «Es una ruleta rusa, pero significa que nuestra sociedad tal y como la conocemos está potencialmente en peligro.

«Somos patos sentados ante una potencial erupción solar gigante».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.6 / 5. Recuento de votos: 48

Aun no hay votos