4.5
(8)

(Imagen de portada iStock )

Un periodo de agitación global hace 42.000 años fue el resultado de una inversión del campo magnético de la Tierra, según una nueva investigación.

Según el radiocarbono conservado en los anillos de los árboles antiguos, varios siglos de alteraciones climáticas, extinciones masivas e incluso cambios en el comportamiento humano pueden estar directamente relacionados con la última vez que el campo magnético de la Tierra cambió de polaridad.

El equipo de investigadores ha bautizado este periodo como Evento Geomagnético de Transición Adams, en honor al escritor de ciencia ficción Douglas Adams, que declaró que el número 42 era la respuesta definitiva a la vida, al Universo y a todo.

«Por primera vez, hemos podido datar con precisión el momento y los impactos ambientales del último cambio de polos magnéticos», dijo el científico de la Tierra Chris Turney, de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia.

«Los hallazgos fueron posibles gracias a los antiguos árboles kauri de Nueva Zelanda, que se han conservado en los sedimentos durante más de 40.000 años. Utilizando los árboles antiguos pudimos medir, y datar, el pico en los niveles de radiocarbono atmosférico causado por el colapso del campo magnético de la Tierra.»

Este período más reciente de inversión magnética se conoce como evento Laschamp, y es lo que llamamos una excursión geomagnética. Es cuando los polos magnéticos del planeta intercambian brevemente sus lugares antes de volver a sus posiciones originales. Es uno de los eventos del campo magnético de la Tierra más estudiados, registrado por los minerales ferromagnéticos.

Tuvo lugar hace unos 41.000 años y duró unos 800 años. Sin embargo, no estaba claro el impacto exacto que tuvo este evento sobre la vida en el planeta, así que cuando los científicos descubrieron un antiguo árbol kauri (Agathis australis) en 2019 que había estado vivo durante este período de tiempo, aprovecharon la oportunidad para aprender más.

Esto se debe a que los árboles registran la actividad atmosférica en sus anillos de crecimiento anuales. En particular, el carbono 14, o radiocarbono, puede revelar mucha información sobre la actividad celeste.

El radiocarbono sólo se encuentra en la Tierra en cantidades mínimas en comparación con los demás isótopos naturales del carbono. Se forma en la atmósfera superior bajo el bombardeo de rayos cósmicos procedentes del espacio. Cuando estos rayos entran en la atmósfera, interactúan con los átomos de nitrógeno locales para desencadenar una reacción nuclear que produce el radiocarbono.

Como los rayos cósmicos atraviesan constantemente el espacio, la Tierra recibe un suministro más o menos constante de radiocarbono. Por lo tanto, un pico de radiocarbono en los anillos de los árboles nos indica que la Tierra tuvo una mayor exposición al radiocarbono durante ese año.

Cuando el campo magnético de la Tierra se debilita, como ocurrió durante el evento de Laschamp, más rayos cósmicos penetran en la atmósfera para producir más radiocarbono. Por ello, los científicos habían podido determinar previamente que el campo magnético de la Tierra se había debilitado hasta un 28% de su fuerza normal durante ese período de 800 años.

Sin embargo, el árbol kauri permitió al equipo de investigación estudiar los años que precedieron al evento de Laschamp. Descubrieron que el evento Adams tuvo lugar hace unos 42.200 años, y que el campo magnético estaba en su punto más débil antes del evento Laschamp.

«El campo magnético de la Tierra descendió a sólo un 0-6 por ciento de fuerza durante el Evento Adams», explicó Turney. «Esencialmente no teníamos ningún campo magnético: nuestro escudo de radiación cósmica había desaparecido por completo».

Durante este tiempo, el campo magnético del Sol también se habría debilitado varias veces, ya que también experimentó una inversión magnética como parte de su ciclo regular. En estos periodos hay menos actividad de manchas solares y llamaradas, pero el campo magnético del Sol también proporciona a la Tierra una medida de protección contra los rayos cósmicos, por lo que, durante estos mínimos solares, el bombardeo de rayos cósmicos habría aumentado de nuevo.

Este debilitamiento del campo magnético habría provocado cambios sustanciales en el ozono atmosférico de la Tierra, con consecuencias dramáticas, como tormentas eléctricas y auroras espectaculares, y cambios climáticos en todo el mundo.

«La radiación no filtrada procedente del espacio desgarró las partículas de aire de la atmósfera terrestre, separando los electrones y emitiendo luz, un proceso llamado ionización», explicó Turney.

«El aire ionizado ‘frió’ la capa de ozono, desencadenando una onda de cambio climático en todo el mundo».

Esto coincide con los cambios climáticos y medioambientales de esta época observados en otros registros de todo el planeta, como la misteriosa extinción de la megafauna de Australia.

Curiosamente, también coincide con algunas de las obras de arte rupestre más antiguas de las que se tiene constancia, lo que llevó a los investigadores a plantear la hipótesis de que el Evento Adams podría haber llevado a los seres humanos al interior de las cuevas.

«Este repentino cambio de comportamiento en partes muy diferentes del mundo es coherente con un aumento o cambio en el uso de las cuevas durante el Evento Adams, potencialmente como refugio contra el aumento de los rayos ultravioleta B, potencialmente a niveles dañinos, durante los mínimos grandsolares o las partículas energéticas solares, lo que también podría explicar un mayor uso de protectores solares de ocre rojo», escribieron en su artículo.

Esto es algo especulativo, por supuesto, pero sugiere que una inversión geomagnética puede ser un evento que altere seriamente el mundo. Y las pruebas recientes sugieren que actualmente estamos al borde de otra.

Esto, según los investigadores, podría ser absolutamente desastroso en el clima actual.

«Nuestra atmósfera ya está llena de carbono a niveles nunca vistos por la humanidad. Una inversión del polo magnético o un cambio extremo en la actividad del Sol serían aceleradores del cambio climático sin precedentes», afirma Turney.

«Necesitamos urgentemente reducir las emisiones de carbono antes de que vuelva a producirse un acontecimiento tan aleatorio».

La investigación se ha publicado en Science.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.5 / 5. Recuento de votos: 8

Aun no hay votos