4.7
(6)

(Imagen de portada Volcán Grímsvötn de Islandia archivo)

Aumentan los temores de que se produzca una gran erupción volcánica en el suroeste de Islandia, tras un enorme aumento de la actividad sísmica.

En la última semana, los geólogos han registrado 17.000 terremotos en la península de Reykjanes, donde se encuentra el sistema volcánico de Krýsuvík. El reciente enjambre de terremotos es sólo el último de un periodo de actividad sísmica significativamente mayor que comenzó hace más de un año. Una señal de erupción inminente suele ser la acumulación de magma cerca de la superficie.

A medida que el magma sube, aumentan las posibilidades de que la superficie se rompa y los volcanes entren en erupción.

Las alarmas comenzaron a sonar el miércoles, cuando los científicos detectaron la actividad sísmica que normalmente se asocia con el aumento del magma.

Las autoridades se han apresurado a poner en marcha planes de emergencia, en caso de que comiencen las erupciones.

No es seguro que esto ocurra, ya que el magma puede moverse en la corteza, antes de detenerse.

Se encontraron fuertes signos de una posible erupción volcánica cerca de Keilir en la península de Reykjanes | 
Twitter | 
@gislio

Sin embargo, la Defensa Civil del país no se arriesga y ha cerrado las carreteras, al tiempo que ha aumentado la vigilancia visual de la zona cercana a los posibles focos de erupción.

Islandia no es ajena a las espectaculares erupciones volcánicas.

En 2010, la explosiva erupción del Eyjafjallajökull acaparó la atención del mundo.

Las cenizas volcánicas de la erupción causaron estragos en los viajes aéreos por el oeste y el norte de Europa durante la primavera y principios del verano.

Sin embargo, es poco probable que las erupciones de Krýsuvík produzcan grandes cantidades de ceniza volcánica o corrientes de lava fundida de rápido movimiento.

El Dr. Dave McGarvie, vulcanólogo de la Universidad de Lancaster, explicó en la publicación «The Conversation»: «Las erupciones en el suroeste de Islandia son de un tipo de roca fluida llamada basalto.

«Esto da lugar a corrientes de lava de movimiento lento alimentadas por cráteres y conos que explotan suavemente».

Y añadió: «En Islandia se les llama cariñosamente «erupciones turísticas», ya que son relativamente seguras y predecibles, y ofrecen la oportunidad a muchos cientos de personas de presenciar un mágico espectáculo natural: la creación de nuevas tierras».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 6

Aun no hay votos