4.8
(5)

Un volcán filipino en erupción sigue siendo una amenaza para la vida a pesar de que las emisiones son más débiles y hay menos temblores, dijo un funcionario el viernes y aconsejó a miles de aldeanos desplazados que no regresen a la zona de peligro.

El volcán Taal emitió explosiones más débiles de ceniza y vapor el jueves y el viernes, el sexto día de su erupción. Pero a pesar de la aparente calma, los continuos temblores volcánicos, el secado del lago del cráter y otros signos indican que el magma se está moviendo debajo, dijo Maria Antonia Bornas, funcionaria del Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología.

«Cuando hay una explosión, eso será una amenaza para la vida, especialmente si la gente se acerca mucho, como en la isla del volcán», dijo a The Associated Press Renato Solidum, director del instituto.

Desde el domingo, el volcán se ha mantenido en el nivel de alerta 4, la segunda mayor advertencia, que indica que una peligrosa erupción explosiva es posible en horas o días. Solidum dijo que evaluar si la intranquilidad del volcán ha disminuido puede llevar hasta dos semanas.

Decenas de miles de personas han sido evacuadas de las zonas que se encuentran ahora bajo un cierre de seguridad, y los soldados y la policía han impedido que los desesperados aldeanos regresen para recuperar sus pertenencias y salvar sus aves de corral y su ganado. La policía ha permitido que grupos de residentes revisen sus casas durante unas horas al día en algunas aldeas de alto riesgo.

Jerick Oco, un joven de 21 años que trabajaba como guía turístico en la isla del volcán, que se encuentra en medio del lago Taal al sur de Manila, se sintió aliviado al escuchar que el volcán se estaba calmando, pero dijo que los aldeanos pobres como él se enfrentan a problemas más desalentadores, como la búsqueda de nuevas casas y trabajos.

«Deberían ayudar a la gente a recuperar sus pertenencias de sus casas en lugar de bloquearlas. Deberían ayudarles a recomenzar (sus vidas) de nuevo», dijo Oco.

Muchas casas y granjas están dañadas por la ceniza, aunque no se han reportado muertes o lesiones importantes causadas directamente por la erupción. Las autoridades han informado de una víctima mortal en una carretera cubierta de ceniza y de un evacuado que murió de un ataque al corazón.

Alrededor de 125.000 personas huyeron de sus hogares en la provincia de Batangas, la más afectada, a más de 65 kilómetros al sur de Manila. Al menos 373 lugares de evacuación estaban abarrotados de desplazados y necesitaban más mascarillas, inodoros portátiles, agua embotellada y colchonetas para dormir, según una oficina provincial de respuesta a desastres.

La principal agencia de desastres del gobierno informó que un poco más de 77.000 personas fueron desplazadas en Batangas y en las provincias cercanas de Cavite y Laguna. El motivo de la discrepancia no quedó claro de inmediato.

Entre los desplazados se encontraban unas 5.000 personas que viven en la isla del volcán. Es un popular destino turístico conocido por su impresionante vista del lago del cráter del volcán y sus exuberantes colinas repletas de árboles y aves. El Secretario de Defensa Delfín Lorenzana ha recomendado que no se permita el regreso de los aldeanos.

El Taal, de 311 metros, es el segundo más activo de las dos docenas de volcanes que hay en Filipinas. El archipiélago se encuentra en el «Anillo de Fuego» del Pacífico, la cadena de fallas alrededor de la cuenca oceánica donde ocurre gran parte de la actividad sísmica del mundo.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos