3.3
(9)

La semana pasada, un nuevo artículo en Astronomía Natural sobre los orígenes de Oumuamua – el enigmático objeto con forma de cigarro que atravesó nuestro sistema solar en 2017, sugirió que aunque no parecía haber sido creado por diseño de inteligencia, el objeto podría de hecho estar transportando los bloques de construcción de la vida de todo el universo.

El nuevo estudio sobre Oumuamua realizado por los astrónomos Yun Zhang y Douglas N C Lin no descarta la naturaleza alienígena del asteroide hiperbólico, según sugiere la astrofísica de Harvard y el cosmólogo Dr. Abraham ‘Avi’ Loeb.

«Este nuevo documento deja abierta la posibilidad de un origen artificial para Oumuamua porque no puede explicar la abundancia requerida de tales objetos al requerir una región de producción tan compacta alrededor de su estrella madre», dijo Loeb, hablando con Express, cuando se le pidió que comentara el documento.

En su estudio, Zhang y Lin llevaron a cabo simulaciones y modelos térmicos de Oumuamua, sugiriendo que la roca espacial era en realidad un trozo en forma de cuña de un planeta enano que fue destrozado por las poderosas fuerzas gravitatorias de una estrella distante, que pudieron haberlo desgarrado en fragmentos alargados que posteriormente fueron liberados en el espacio interestelar.

Al mismo tiempo, los científicos dejaron abierta la excitante posibilidad de que elementos enterrados en la superficie del fragmento, como el hielo, pudieran seguir atrapados dentro del asteroide. Es más, Zhang y Lin no descartan la posibilidad de que un fragmento espacial como el Oumuamua pudiera recoger materia que sustentara la vida mientras se desliza por el universo, y que pudiera algún día plantar esta materia dentro de un planeta, quizás dando lugar a nueva vida.

Esta ilustración muestra ‘Oumuamua corriendo hacia las afueras de nuestro sistema solar. 
Como la rotación compleja del objeto hace que sea difícil determinar la forma exacta, hay muchos modelos de cómo podría verse.

Sin embargo, el Dr. Loeb insiste en que es demasiado pronto para descartar la naturaleza alienígena del asteroide, dado que «exhibe muchas propiedades extrañas e inesperadas que no admiten una simple explicación natural». Estas propiedades, dice, no se han tenido en cuenta en la nueva investigación. «Debemos mantener una mente abierta sobre los orígenes de Oumuamua, instó.
Además, el astrónomo de Harvard dijo que no le convencían del todo las conclusiones de Zhang y Lin, debido a la «baja abundancia de objetos alterados por las mareas».

«Para dar cuenta de Oumuamua como miembro de una población de objetos interestelares en órbitas aleatorias, se necesita que cada estrella produzca aproximadamente un cuatrillón (mil billones) de tales objetos, lo que suma aproximadamente una masa terrestre de material rocoso por estrella. Es muy poco probable que los eventos de interrupción de mareas produzcan tantos objetos parecidos a Oumuamua porque son eventos raros restringidos a la región cercana a una estrella, que es decenas de millones de veces más pequeña que el tamaño del sistema planetario que la rodea», explicó.

Loeb propuso la apasionante teoría de que Oumuamua podría ser de hecho una nave portadora diseñada por extraterrestres en 2018, citando su aparente y misteriosa capacidad para cambiar la velocidad, una propiedad que se observó mientras el asteroide transitaba por nuestro sistema solar. Junto con su colega el Dr. Shmuel Bialy, Loeb sugirió que esta propiedad podría ser una indicación de que el asteroide está equipado con una vela ligera, una tecnología de propulsión que depende de la presión de la radiación, lo que hace poco probable que tenga orígenes naturales.

En cualquier caso, el Dr. Loeb subraya que la humanidad se enfrenta a inmensos riesgos, tanto de catástrofes naturales como de desastres provocados por el hombre, al poner todos sus «huevos… en una sola cesta» en la Tierra y no hacer más para ramificarse en las estrellas. Como mínimo, cree que la humanidad debería enviar información sobre quiénes somos y qué nos importa como especie al sistema solar. Esto, dice, «sería tan precioso como lo fue el desarrollo de la imprenta de Gutenberg para preservar copias de la Biblia» en su propio tiempo.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.3 / 5. Recuento de votos: 9

Aun no hay votos