4.2
(10)

(Imagen superior de portada Foto: Pixabay )

El ruido sísmico es causado por vibraciones dentro de la tierra que pueden ser desencadenadas por procesos naturales como terremotos y erupciones volcánicas, pero también puede ser causado por la actividad humana, como durante los trabajos de construcción, el transporte, o simplemente por miles de personas animando en un estadio durante un concierto de rock.

Términos como «auto-aislamiento» y «bloqueo nacional» pueden desencadenar una fuerte sensación de náusea en la mayoría de los países, pero resulta que el arresto domiciliario de meses de duración por el que muchos de nosotros pasamos, aunque muy difícil, ha tenido un efecto positivo. Un nuevo estudio dirigido por el Real Observatorio de Bélgica afirma que ha habido una reducción del 50 por ciento del ruido sísmico mundial en los últimos meses, que los científicos atribuyen a los cambios en la vida provocados por la pandemia de coronavirus.

En el estudio, que se publicó el 23 de julio en la revista Science, los investigadores analizaron los datos de 268 estaciones sísmicas de 117 países y descubrieron que el mundo había experimentado una ola de silencio que comenzó en enero en China y fue seguida por Europa y el resto del mundo en marzo, abril y mayo.

«Este período de quietud es probablemente la mayor y más prolongada amortiguación del ruido sísmico causado por el hombre desde que comenzamos a vigilar la Tierra en detalle utilizando vastas redes de sismógrafos de vigilancia. Nuestro estudio destaca de manera única cuánto impactan las actividades humanas en la Tierra sólida, y podría permitirnos ver más claramente que nunca lo que diferencia el ruido humano del natural», dijo uno de los coautores del estudio, el Dr. Stephen Hicks del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial College de Londres.
Los científicos dicen que gracias a la dramática caída del ruido sísmico producido por la actividad humana, pudieron escuchar señales de terremotos no detectadas anteriormente. Esto significa que en el futuro, el estudio les ayudará a diferenciar entre el ruido causado por los humanos y el ruido causado por los eventos naturales, lo que a su vez ayudará a los geólogos a advertir sobre los próximos desastres naturales. El Dr. Thomas Lecocq, el autor principal de la investigación, dijo que sus hallazgos podrían dar inicio a un nuevo campo de estudio.

«Con la creciente urbanización y el aumento de la población mundial, más personas vivirán en zonas geológicamente peligrosas. Por lo tanto, será más importante que nunca diferenciar entre el ruido natural y el causado por el hombre para que podamos ‘escuchar’ y controlar mejor los movimientos del suelo bajo nuestros pies. Este estudio podría ayudar a poner en marcha este nuevo campo de estudio», dijo el Dr. Lecocq.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.2 / 5. Recuento de votos: 10

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here