4.1
(13)

(Imagen de portada ilustración Archivo)

LA ANTÁRTIDA podría estar en el centro del día del juicio final de la Tierra si los volcanes que se encuentran bajo el hielo entraran en erupción y aceleraran un proceso que podría dejar el planeta «inhabitable», han advertido los científicos.

El continente helado acoge a unos 5.000 científicos de todo el mundo que estudian la región virgen para conocer mejor la historia de la Tierra y los efectos del cambio climático. Pero los investigadores se llevaron una sorpresa cuando descubrieron más de 100 volcanes inactivos bajo la capa de hielo del continente, lo que la convierte en la mayor región volcánica de la Tierra. El hallazgo fue especialmente importante porque la actividad de estos volcanes podría tener implicaciones cruciales para el resto del planeta.

Si uno de ellos entra en erupción, podría desestabilizar aún más algunas de las capas de hielo de la región, que ya se han visto afectadas por el calentamiento global.

John Smellie, profesor de vulcanología de la Universidad de Leicester, declaró a The Conversation: «Los volcanes fundirían enormes cavernas en la base del hielo y crearían enormes cantidades de agua de deshielo.

«Dado que la capa de hielo de la Antártida Occidental está húmeda en lugar de congelada a su lecho -imagínese un cubito de hielo en una encimera de cocina-, el agua de deshielo actuaría como lubricante y podría hacer que el hielo suprayacente se deslizara y se moviera más rápidamente.

«Sin embargo, estos volcanes también pueden estabilizar el hielo, ya que le dan algo a lo que agarrarse: imagina ese mismo cubito de hielo enganchado a un objeto con forma de bulto.

Monte Erebus Fuente: Flickr Licencia Creative Commons

En cualquier caso, el volumen de agua que generaría incluso un gran volcán es un pinchazo comparado con el volumen de hielo suprayacente.

«Así que una sola erupción no tendrá mucho efecto en el flujo de hielo. Lo que sí supondría una gran diferencia es que varios volcanes entraran en erupción cerca o debajo de alguna de las prominentes «corrientes de hielo» de la Antártida Occidental».

Más del 80 por ciento de las reservas de agua dulce de la Tierra están almacenadas en la Antártida, lo suficiente como para elevar el nivel global del mar en unos 60 metros si se derritiera, lo que convertiría al planeta en «inhabitable», como ya han señalado los científicos.

Y el profesor Smellie dijo que una erupción bajo el hielo podría desencadenar una aceleración catastrófica de este proceso.

Y añadió: «Las corrientes de hielo son ríos de hielo que fluyen mucho más rápido que su entorno.

«Son las zonas por las que la mayor parte del hielo de la Antártida llega al océano y, por tanto, las fluctuaciones de su velocidad pueden afectar al nivel del mar.

«Si el ‘lubricante’ adicional proporcionado por las múltiples erupciones volcánicas fue canalizado bajo las corrientes de hielo, el rápido flujo subsiguiente podría verter cantidades inusuales del grueso hielo interior de la Antártida Occidental en el océano, provocando la subida del nivel del mar.

«Los volcanes bajo el hielo son probablemente los que desencadenaron un rápido flujo de antiguas corrientes de hielo hacia la vasta plataforma de hielo de Ross, la mayor plataforma de hielo de la Antártida.

«Algo similar podría haber ocurrido hace unos 2.000 años con un pequeño volcán en las montañas Hudson que se encuentran debajo de la capa de hielo de la Antártida Occidental: si volviera a entrar en erupción hoy podría provocar la aceleración del cercano glaciar Pine Island».

Y el profesor Smellie dijo que podría tener un efecto en cadena.

La Antártida es el hogar de numerosos volcanes  – Imagen vía ourbreathingplanet

Añadió en 2017: «Lo más dramático de todo es que una gran serie de erupciones podría desestabilizar muchos más volcanes subglaciales».

«A medida que los volcanes se enfrían y cristalizan, sus cámaras de magma se presurizan y todo lo que impide que los gases volcánicos escapen violentamente en una erupción es el peso de la roca suprayacente o, en este caso, varios kilómetros de hielo.

«Como ese hielo se vuelve mucho más delgado, la reducción de la presión puede desencadenar erupciones.

«Más erupciones y el derretimiento del hielo significaría aún más agua de deshielo que se canaliza bajo las corrientes de hielo».

Pero por ahora, estos volcanes están inactivos, lo que significa que no han entrado en erupción en los últimos 10.000 años, pero podrían hacerlo en el futuro.

De momento, sólo hay dos volcanes activos en la Antártida: el monte Erebus y la isla Decepción.

Los científicos siguen estudiando la región para saber más.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.1 / 5. Recuento de votos: 13

Aun no hay votos